Blog

Exactamente eso: un lugar de unión.

Por ello hemos establecido un lugar de dialogo, a modo de entrevista, donde cada una de nosotras podremos exteriorizar todas nuestras inquietudes y no sabemos bien cómo o dónde hacerlas aflorar. Un lugar donde cada una exprese sus ideas y del conjunto y pluralidad de todas nosotras surja fuerza y energía que haga  prosperar al grupo.

Trabajaremos en positivo desde lo individual hacia lo colectivo. «La unión hace la fuerza», la unión desde la inclusión TOD@S TIENEN CABIDA.

La labor que como mujeres empresarias y directivas estamos haciendo nos acerca a posiciones que hace décadas hubiese resultado casi imposible incluso soñar.

Hemos aprendido que todas juntas nuestra unión se multiplica exponencialmente. En nuestro caso, como mujeres empresarias, podremos recorrer juntas caminos que, de forma independiente, sería casi imposible. ¿Cómo? Dialogando, comunicándonos para recorrer  caminos que a priori, pueden resultar escabrosos, arduos e incluso, algunos, casi imposibles. Los horizontes que hoy soñamos lejanos, serán las realidades de un futuro que, no tardando, veremos llegar.

¡JUNTAS!, que ese sea un lema y una bandera. No le tengamos miedo a las discrepancias que habrá. Que ellas nos ayuden a ampliar horizontes y a reinventarnos cada día, conforme vayan surgiendo obstáculos. No hay carretera sin baches. Pero de un caminar común haremos un futuro más justo y digno, para nuestras empresas, para nosotras como mujeres y, por tanto, para toda la sociedad.

A veces resulta impensable que este mundo pueda cambiar y convertirse en ese paraíso que a tod#s nos gustaría que fuese. Quisieramos que una sola persona viniera y lo cambiara todo. Alguien lo bastante honrad@, carismátic@, emprendedor@, valiente, just@ y lider, alguien que, sin ser un dictador, lo pusiera todo definitivamente en su lugar.

Sentiría decepcionaros si os digo que esa persona ni existe, ni existirá. Lo haremos tod@s junt@s de la mano, como esa sociedad avanzada de la que tanto presumimos y a la que nos sentimos ogullosos de pertenecer. No creo que se pueda vencer a Goliat, creo, mas bien, que muchos pequeños David pueden llegar a ser un gran Goliat, no como un enemigo temible, sino como una gran fuerza imparable que deje atrás todas esas desigualdades que tanto afean a nuestras moderna sociedad ya adentrada en sl S. XXI. Yo tengo  el convencimiento que si cada una de nosotras pone su granito de arena, no habrá  futuro imposible. Cada una pondrá el suyo, porque todos los granitos cuentan, todos son importantes, imprescindibles. Por tanto sepas, querida compañera, que sin tu opinión, sin tus ideas, y sin tu voz, no podremos hacer nada.

Que este blog, que ahora comienza, sea el principio de un fructífero y fraternal encuentro.

¡Brindemos por eso!

Mi nombre es Lola. Una asociada más, como vosotras. Espero poner mi modesto granito de arena escuchándoos y dejando constancia escrita de vuestras inquietudes en este nuestro espacio. Será un placer recibir vuestros correos en la dirección de email.

En un corto espacio de tiempo espero poder ponerme en contacto con todas vosotras.

¡Un saludo cordial y bienvenidas!